Metodologías activas compatibles con el currículo costarricense en matemáticas

0
303

Una invitación a la innovación desde las aulas.

Desde el 2012 se comenzó a desarrollar un currículo que ha requerido un cambio de visión no solo para los educadores en matemáticas sino para el sistema nacional de educación matemática de la Educación General Básica y la Educación Diversificada.

La metodología de resolución de problemas actualmente ha superado la etapa de difusión en el país, se reconoce como el instrumento clave del currículo para lograr el dominio de habilidades. A través del aprendizaje basado en problemas se desarrolla un proceso de enseñanza-aprendizaje centrado en el estudiante, de forma que este adquiere conocimientos, habilidades y actitudes a través de situaciones retadoras. Su finalidad es formar estudiantes capaces de analizar y enfrentarse a los problemas de la misma manera en que lo realizan en su vida cotidiana y en su futuro desarrollo profesional. Esta formación requiere, tal como se reconoce en los programas de estudio, “usar problemas extraídos de la realidad o que se puedan imaginar como reales promueve acciones cognitivas requeridas para el aprendizaje de las Matemáticas” (MEP, 2012, p. 28). Estos problemas son un mecanismo para generar aprendizajes significativos. Además, del desarrollo de habilidades y actitudes en torno al uso de las matemáticas que pueden tener un tratamiento innovador compatible con el actual currículo.

Existen una serie de metodologías activas para la resolución de problemas innovadores que promueven la matematización, la cual, de acuerdo con los actuales programas de estudio, consiste en “usar matemáticas para representar o modelar situaciones del entorno” (MEP, 2012, p. 28). Estas metodologías robustecen la contextualización activa a través de la resolución de problemas en contextos reales a través de métodos que generan un involucramiento estudiantil activo y vale la pena promover en procesos educativos, especialmente si se desea que los estudiantes desarrollen capacidades superiores debido al involucramiento activo del estudiante y los procesos de modelización que se requiere que este desarrolle. A continuación, se exponen algunas:

Desing Thinking

Es importante reconocer el aporte que puedan generar la metodología de resolución de problemas de Design Thinking (pensamiento de diseño), la cual es aplicable a cualquier ámbito que requiera un enfoque creativo, y cuyos fundamentos son compatibles con las etapas propuestas en el currículo para la gestión y planeamiento pedagógico, así como la organización de las lecciones. El método tiene una fase inicial, en la que es de vital importancia en la contextualización activa, ya que requiere identificar los problemas de los estudiantes con mayor precisión, y trabajar sobre ellos, de esta manera la propuesta del problema encontrará estudiantes más motivados y más comprometidos.

El método cuenta con cinco fases que permiten solucionar, a través del pensamiento de diseño, problemas matemáticos y de diversos tipos:

Nota. Fuente Universidad de Stanford. https://www.stanford.edu/faculty-staff-gateway/

Esta metodología coadyuva a desarrollar la capacidad de extrapolar y desarrollar aprendizajes a situaciones del mundo real, a través de la ideación de soluciones que son prototipadas(modeladas a través de un producto matemático) y testeadas en una amplia variedad de situaciones.

Aprendizaje basado en proyectos

El aprendizaje basado en proyectos es otra metodología, ella es más amplia, pero compatible con los fundamentos curriculares, la cual es sumamente rica. Un aprendizaje por proyectos nace cuando el individuo se enfrenta a un problema en el desempeño de sus actividades y se acude al desarrollo de un proyecto para solucionar dicho problema. Muchos problemas reales requieren del desarrollo de un microproyecto para darles solución.

Enfrentar estas situaciones reales o la simulación de las mismas en el aula es importante para propiciar un andamiaje de construcción de conocimientos, al respecto en los programas de estudio de matemáticas se enfatiza que “Resolver problemas en contextos reales ofrece significados, sentido de utilidad y medios diversos para poner en juego las capacidades y habilidades matemáticas, y permite andamios para la construcción de los aprendizajes desde lo concreto hacia lo abstracto” (MEP, 2012, p. 36).

Actualmente, se cuenta con estudios que determinan que esta metodología ha resultado muy efectiva en grupos heterogéneos, según indica Clark y Baker (2009), mencionado por Torres (2019) “los grupos se benefician de ser heterogéneos; los grupos heterogéneos, en general, crean un entorno diverso que generara una discusión más amplia y una resolución de problemas más efectiva”(p.127); a partir de estas afirmaciones es necesario considerar que la participación de los estudiantes con perfiles diferenciados generan campo nutrido para la discusión activa y, por tanto, la aplicación de los principios del diseño universal de aprendizaje.

En paralelo al desarrollo de un proyecto grupal, el alumnado debe asumir ciertos compromisos relativos al proyecto, como la elaboración rigurosa de las preguntas necesarias para abordar la solución, la búsqueda de recursos o estrategias de solución y la aplicación de la información. El proyecto se convierte en un elemento que favorece la reflexión, la perseverancia, la confianza en la utilidad de las matemáticas y la participación activa y colaborativa.

Gamificación

De la mano con el aprendizaje basado en problemas, también se pueden implementar las estrategias de gamificación. Esta constituye una excelente alternativa para robustecer el aprendizaje basado en problemas. Es un a práctica relativamente emergente que consiste en el uso de elementos de juego y técnicas de Game Design en un contexto no lúdico, donde el objetivo no es el juego sino la solución del problema planteado. De lo expuesto, el juego es el medio, nunca es el fin. Con la gamificación, la forma de plantear el problema se utiliza como motivación para conseguir un propósito que va más allá de la experiencia del juego en sí. Se plantean las situaciones problema con diversos elementos como puntos, niveles, premios, barras de progreso, tablas de clasificaciones, entre otros; que generan un alto incentivo para quien estudia.

A partir de las anteriores propuestas activas para considerar bajo el modelo de resolución de problemas, se genera la invitación a docentes y personas involucradas en los procesos de enseñanza aprendizaje de las matemáticas a reinventar la metodología a través de formas de abordaje de situaciones problema disruptivas y activas, con centro en el estudiante de forma que se pueda atender la diversidad y el desarrollo de habilidades de manera integral, constituyendo una experiencia de vida para el estudiantado.

4.5 2 votes
Article Rating
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios